ALMAS DE ACERO con ARES: ‘Son 13 años de mucho laburo para hacer lo que queremos y nos gusta’

El pasado 11 de Febrero de 2017, asistí al Motoencuentro de Las Águilas en la ciudad de Esquel. Generalmente son eventos donde además del reencuentro entre motoqueros, le ceden espacio a bandas regionales para demostrar su música. Así fue el caso de Hodos (Trevelin), Gavilanes (Comodoro Rivadavia) y Ares (Comodoro Rivadavia), quienes realizaron una impecable presentación abarcando desde temas propios y también covers, entre ellos de Rata Blanca y Riff. No dude en acercarme a ellos para poder conocerlos, y cedieron a compartir una charla para Almas de Acero, donde repasamos su carrera y su punto de vista acerca de cómo una banda puede sobrevivir el paso de los años con constancia y duro trabajo. A continuación, les compartimos el testimonio de la mano de los protagonistas:

Estoy con la gente de Ares, quienes hace un par de horas realizaron una presentación en el Motoencuentro de Las Águilas en la ciudad de Esquel. Es la primera vez que veo a la banda, y más allá de que tuvieron una muy buena aceptación de parte del público, a mí me sorprendió mucho la performance de la banda arriba de las tablas y no quería perderme la oportunidad de poder entablar una charla con ellos. Quisiera que se presenten y me cuenten un poco de la historia de la banda.

Fernando: Sí, acá tenemos a Alan Gabriel en batería, Lucas Vader en bajo, y yo Fernando Matías en guitarra y voz. Arrancamos en el 2004, ya tenemos casi 13 años, y al principio éramos más. La banda arrancó sabiendo NADA. Es la primer banda que todos tenemos, y al principio se hizo un filtro. Éramos más integrantes, algunos se fueron por sus motivos personales, y ahí vimos quienes apostaban a esto. Esto es nuestra vida, nos acostamos y nos levantamos pensando en esto.  Con el tiempo fuimos quedando los tres. Fuimos solucionando cosas ya que al ser tres se complica un poco, yo antes simplemente tocaba la guitarra, tuve que aprender a cantar, sigo aprendiendo, y después el tema de los teclados. Teníamos tecladista, se fue, cambiamos dos veces de tecladista, y ya éste último tiempo no encontrábamos más así que tuvimos que hacer pistas de teclados, y laburar como labura por ejemplo Nightwish…

Ares // Motoencuentro Las Águilas [Esquel – 11/02/2017]
La verdad que estoy sorprendido, para poder llegar al sonido que tienen ustedes, la trayectoria musical generalmente es por separado, que me digas que es la primer banda de los tres, teniendo ese nivel de seguridad a la hora de presentarse en un escenario es muy sorprendente. Desde la base firme del baterista, pasando por el bajo que tiene que hacer un buen laburo cuando vos hacés los solos, y bueno, vos llegás sin ningún problema a unos agudos muy complicados con la voz…

F: Cuando arrancamos la banda, no teníamos ni amplificadores, ni batería, la batería la hacíamos con un teclado, de esos que tienen sonido de batería, y no sabíamos nada, era saber un par de acordes y nada más. Lucas tenía el bajo hace tres días y lo invité a tocar, no sabía nada. Y nos juntamos a tocar, y para el segundo día ya teníamos un tema propio, como que ya venía en el ADN. Por ahí uno tiene que entrarle a la gente, entonces puede ser muy chocante tocar temas propios, y generás un clima en el que la gente no puede disfrutar al 100% porque no conoce los temas, está escuchando algo por primera vez, entonces tenés que tocar algo que ya conozcan para romper el hielo, generar otro tipo de conexión, y eso lo hacés con los covers. Arrancamos sin saber nada, fue mucha la autocrítica, pensar qué es lo que queríamos. Como todos, cometimos errores, estábamos en la locura de querer salir a tocar ya, más que nada yo, ¡pero no sabíamos nada! De ahí fuimos complementando entre las personas, ellos me decían ‘Che, pará’, y te dabas cuenta que no estábamos listos para tocar en el primer año. ¡Igual salimos a tocar! (Risas)

Ares // Motoencuentro Las Águilas [Esquel – 11/02/2017]
¡La historia de Ares no es como la mayoría de la historia de las bandas! Yo los veo a ustedes, y en sus rostros se ven unos buenos años, dentro de esos años me imagino que fueron de mucho trabajo y mucho esfuerzo, quisiera que Alan y Lucas contaran acerca de su rol en la banda, por ejemplo Alan, que aporta un show visual aparte con su juego de manos a la hora de tocar la batería, o Lucas que se recorre todo el escenario…

Alan: Como decías recién, el tema de la solidez, sonar bien, estar complementados en el escenario, son años de laburo, de estar todo el tiempo juntos, de ensayar, y de ser optimista en lo que hacés. Gracias a eso y a un montón de cosas, hoy somos lo que somos arriba del escenario. Lo bueno es que gente como vos ven esas cosas, la fórmula de ser optimista en lo que haces siempre funciona. Gracias a eso, cada uno toca como toca, gracias a ver videos, te nutrís de un montón de cosas, y aportás al show, aportás a la banda, aportás a la música que estás haciendo, y lográs lo que querés, hacer música que te hace feliz, y transmitirlo a la gente, que para nosotros es lo primordial. Si la gente es feliz con nuestra música… ¡Joya!

Lucas: En cuánto a los espacios que tenemos que cubrir, es algo que tenemos que hacer casi obligadamente porque somos tres. Es difícil ser un trío hoy en día, Fernando está cantando y el bajista no se va a quedar clavado por ahí, hay que hacer firuletes y complementar todo lo que la gente va a ver…

Fernando Matias // Motoencuentro Las Águilas [Esquel – 11/02/2017]
F: Lo nuestro es un show completo, uno no va a querer ver a un músico tocando clavado en el escenario, queremos llenar esos espacios y se llenan de esa forma. El bajista caminando, y musicalmente también, queremos que se escuche algo agradable, que no sea el típico bajo que va derecho cumpliendo con la base y nada más. Tiene que ser rico en todos los sentidos el show. Pasa también con Alan que va haciendo malabares en el aire con los palillos, eso aporta al show…

¡Me pasó con el primer tema! ¡Que en un momento sólo se dedicó a tocar con la zurda, y la mano derecha la tenía plenamente desocupada!

F: ¡Hay cosas que ni veo, no sé qué hace! (Risas)

Ya que hablamos de show, y considerando que son una banda de hard rock, o rock pesado, ¿les parece que está difícil la situación para poder conseguir un espacio para ésta música? Sabemos que ésta música requiere de un buen lugar, un buen sonido para poder llevar a cabo una presentación que deje conforme tanto a músicos como al público.

F: Es difícil porque hoy en día los Pubs están apostando mucho a las bandas tributo para poder generar plata. ¡No está mal! Pero se les corta mucho el espacio a las bandas de rock duro. Y también lo que pasa es que la gente está un poco vaga. Les cuesta salir de la casa, les cuesta ir a ver bandas, y todo eso provoca que la movida vaya un poco para atrás. La gente que no sale, las bandas que se cuelgan un poco…  Hay pocas bandas que lo toman a nivel profesional, y eso genera que a la gente no le nazca ir a ver a tal banda. Pero es todo un conjunto, es complicado hacer fechas. Entonces cada vez que se hacen recitales, se invitan a bandas, se comparte todo lo que se puede. Se trata de remarla, que existan fechas, después se verá si la gente va o no.

Lucas Vader // Motoencuentro Las Águilas [Esquel – 11/02/2017]
Por eso debe ser que la palabra Under está tan relacionada a la escena del metal. Es una palabra que muchos malinterpretan pensando que se habla de precariedad o de hacer las cosas así nomás. Nosotros pensamos que el Under es sinónimo de esfuerzo, dedicación y resistencia. ¿Qué postura tiene Ares?

F: Si te ponés a pensar, el Under no es un lugar lindo. Uno no quiere estar tocando para 10 personas en un lugar con un equipo que apenas podés pagar, poniendo plata de tu bolsillo para un montón de cosas. El Under está sobrevalorado o inflado. Es una etapa de las bandas, pero la banda tiene que salir de ahí, y convertirse en una banda real, grande, para poder hacer lo que a uno le gusta. Vivir en el Under es trabajar de cualquier trabajo que tengas, y cada vez que tengas un tiempo libre, le dedicas a la banda. Lo que uno quiere en realidad, es tocar todos los días, no estar quemándote la cabeza 8 o 12 horas en un trabajo que no te gusta ni te cae bien, tener la libertad de hacer lo que te hace feliz. El Under es complicado, y es el error de muchas bandas que piensan que ser Under es quedarse ahí. Es como ponerte un límite, y no progresar más allá. Yo creo que el Under se trata de vivirlo intensamente, disfrutarlo. Vas de a poco, pero siempre con optimismo y autocriticándote y viendo los pasos que vas dando de a poco, hasta llegar a algo grande. Como las bandas que tocan en grandes lugares, y vos decís ‘Mirá, ésta banda es Under y está de la puta madre’. Nosotros sabemos lo que hacemos, capaz que algunos nos escuchan y piensan que somos una buena banda, pero no nos va a ver nadie en una fecha. A uno le gustaría verse en un ámbito más profesional.

Alan Gabriel // Motoencuentro Las Águilas [Esquel – 11/02/2017]
Quizás la palabra reconocimiento encaja bien en el tetris que estamos construyendo en ésta charla. Hablando de construcción, tienen temas propios que han ido construyendo a lo largo de su carrera, y me imagino que el registro en estudio de ese laburo fue un proceso aparte. ¿Cómo fue ese proceso?

F: ¡Nos volvimos locos! Cuando creamos la banda, al segundo día ya teníamos nuestro primer tema, al tercer día ya queríamos grabar… ¡Una locura! Teníamos una grabadora de cassette, y grabábamos para escucharnos y ver cómo sonábamos. A partir de ahí, comenzó la locura de querer grabarnos y escucharnos consiguiendo micrófonos prestados, aprendiendo qué programas son los que hay que usar, teniendo en cuenta que en el 2004 no es como ahora que tenemos más acceso a la tecnología. Nos la re buscamos para ir aprendiendo, es lindo aprender, saber. Nosotros, en nuestra locura, queremos saber cosas que por ahí no son tan necesarias ¡Tocá la guitarra, preocupate por el escenario, y nada más! Nosotros ya queremos aprender a grabar, a hacer sonido, aprender a armar las cajas caseras, interesarnos en otras cuestiones… ¡Nos atrae todo! Todo siempre para el beneficio de la banda, uno quiere salir a tocar y que esté todo bien. Por eso también tenemos nuestro propio sonidista, y eso es importantísimo. Por ahí no sabés qué sonidista te toca, te matás ensayando para que después suenes como una banda que no ensaya nunca. Siempre nos interesó ese tipo de cosas con respecto a la música, sobre todo la grabación.

Ares // Motoencuentro Las Águilas [Esquel – 11/02/2017]
¡Qué bueno que tengan su propio sonidista! Es un integrante más ya que sabe cómo son los temas, en qué momento hay que lucir tal instrumento o esas cuestiones. A lo largo de estos años han sobrevivido ustedes tres como músicos, ¿cómo han podido sobrellevar una formación estable, y más que nada, poder llenar los espacios que han dejado los integrantes que se han ido?

F: Ahí el que tiene 100% el trabajo es Alan, porque nosotros laburamos con metrónomo y con pistas de teclado, entonces él tiene que adaptarse a tocar en un tiempo perfecto, y depender de eso. Tiene la compu al lado, le da play, tocamos encima de eso, ¡y que no se cruce nada! Musicalmente tiene una responsabilidad enorme…

A: La mayoría de esas cosas las nutrimos y las solucionamos gracias al ensayo, gracias a la unión que tenemos, porque desde un principio estuvimos los 3 y ahora somos los 3. Siempre hubo una amistad, siempre hubo ese amor para con la música. Ese amor que sentimos cada uno por la música hizo y hace que cada día progresemos más, que aportemos a la banda tanto individualmente y grupalmente y que sean 13 años de rock. Son 13 años de mucho laburo en serio, para hacer lo que queremos y nos gusta. Cuando vos estás enfocado en lo que vos querés hacer porque lo amás, te va a salir bien siempre. Por más que haya obstáculos, si vos hacés lo que te gusta, nada ni nadie te va a tirar atrás. Gracias a nuestra unión pudimos…

F: Pudimos solucionar los problemas que tuvimos. En el caso de acá, el problema fue no tener tecladista. Es complicado, más acá en el sur que no hay del estilo de nosotros. No hay músicos que se lo tomen en serio, que te den la seguridad de que van a estar en la banda fijamente. Ese problema lo solucionamos con un teclado de fondo a través de una pista. Nuestro estilo no lo podemos tocar sin teclado, y ahora ese es el trabajo de Alan. Ese es su grandísimo aporte a la banda ahora. También pasó con los coros. Si bien hoy no tuvimos coros, ellos tuvieron que aprender a cantar, armar armonías, practicar mucho. Es la forma en que ellos aportan a la banda. Mi aporte es cantar, yo antes no cantaba. Con el tiempo se me fue amoldando la voz, y ahora estamos bien así.

Ares // Motoencuentro Las Águilas [Esquel – 11/02/2017]
Y así también se va formando la identidad de la banda, hoy mientras hacían su presentación, nombraron a la banda que tocó anteriormente, Gavilanes, y ustedes dijeron que también iban a hacer covers de bandas de los ’80. Generalmente vos escuchás a una banda, y enseguida se te viene a la cabeza qué influencias pudieron llegar a tener. Ésta noche han hecho temas de Rata Blanca, y si bien los interpretaron de una manera prolija, en sus temas propios se pueden notar otras marcas que han dejado diferentes influencias. Quisiera saber si tienen otra influencia marcada, o cómo fu la historia para formar su propia identidad y formar lo que es hoy Ares.

A: Nuestras influencias son grupales, porque bajamos el estilo de Rata Blanca, y Rata Blanca baja el estilo de Deep Purple. Nuestra influencia más grande es Rata Blanca, pero aparte, hay un montón de música que escucha cada uno, ya sea en la casa, en el trabajo, que por ahí no tiene nada que ver con lo que hacemos. En la chata yo escucho Jazz, y él anda en auto y le clava todo el día Rata Blanca (Risas) Y él es más extremo, escucha Slipknot por ejemplo. Tenemos influencias personales, pero también una grupal, que es adónde queremos apuntar, porque si bien cada uno tiene su influencia musical, volcamos toda en la mesa, y armamos una que es adónde queremos llegar.

Y así han pasado 13 años, donde han pasado muchas historias, anécdotas graciosas… ¡o traumáticas! (Risas)

F: Lo que nos pasó una vez con un tecladista que formaba parte de la banda, fue que teníamos una traffic, y yo iba adelante con Lucas, mientras que Alan y el tecladista iban atrás. Terminamos de tocar en Truncado, en un Pub del amigo (señala al sonidista). Imaginate, 7 de la mañana en la ruta, volviendo a Comodoro con pleno sol, y de repente se escucha un golpe del lado de la puerta. Yo me asusté, ¡pensé que había sido algo afuera de la chata! Miramos para atrás… ¡y no estaba el tecladista! Al toque se levanta y dice ‘¡Uuuuuuuuh me dormí!’ (Risas)

A: ¡Yo miré para el costado y el loco ya no estaba! (Risas)

F: Fue chistoso por el golpe que se dio, nosotros veníamos cagados de sueño. Paramos en Cañadón Seco, queríamos dormir por lo menos una hora, y no pudimos. Paramos y nos largamos a reír otra vez, así que nos levantamos y seguimos viajando, ¡llegamos con todas las pilas a Comodoro! Nosotros somos mucho de reírnos, todo el día hablamos pavadas, de las más estúpidas que vos te imagines. Así la pasamos bien, ¡nos divertimos!

Ares // Motoencuentro Las Águilas [Esquel – 11/02/2017]
Con los años deben tener muchas historias así, que las recuerdan con mucho cariño, ¿tienen anécdotas que dicen ‘no volveríamos a hacer esto’?

F: Puede ser fechas donde te va mal y terminás bardeándote con todos los músicos, nos ha pasado en Comodoro. Fechas donde uno va a tocar, a trabajar, porque para nosotros es un trabajo, llegar temprano, cargar antes, desarmar las cosas que tenemos en la sala de ensayo. Y bueno, una vez nos pasó que íbamos a tocar con X banda, y nos enojamos porque estábamos esperando que armen para la prueba de sonido, y se pusieron a charlar arriba del escenario, a chupar, que no está mal, pero uno quiere armar las cosas. Para nosotros lo más importante es la música, si salimos a tocar, vamos a tocar, si a uno le pinta salir de joda, sale de joda otro día. Pero a uno lo llena tocar, hacer música. A la mujer que hacía el evento le dijimos que apuren, porque encima que nos mandaban primero, íbamos de onda. ¡Y se pinchó todo! La banda grosa de la noche nos bardeó a nosotros, y fue feo porque uno quiere pasarla bien y te terminás bardeando con todos, y para colmo se metieron los integrantes de esa banda que vino, se metieron los asistentes, y estábamos en el camarín lleno de viejos bardeándonos la cara. Esa vez no tocamos, agarramos nuestras cosas y nos fuimos.

Acá volvemos a la palabra reconocimiento, que quizás es una palabra que no está en el diccionario del músico, o no se le reconoce todo el trabajo que hay detrás, la plata y el tiempo que uno invierte en su banda. Por suerte están muy activos, me contaste hace rato que están tocando en muchos motoencuentros…

F: En el primer motoencuentro que tocamos fue con Los Choikes, en Comodoro. Después el segundo fue en Caleta, que me avisó un amigo de Comodoro. Fuimos a tocar totalmente de onda, porque uno quiere ir a tocar y también mostrarse, porque por ahí pretender que te paguen en eventos que son a pulmón, no tiene sentido. Si te ayudan con la nafta, uno la pilotea, porque eso no quiere decir que uno no tenga gastos. Es una forma de que ganemos todos, o mejor dicho, que nadie pierda. Fuimos a tocar a Caleta, y ahí lo conocimos al Colo del motoencuentro de acá, de Los Águilas. Le había gustado la banda y nos quiso traer a Esquel, ¡y acá estamos! Se acercó, me lo presentó Manu de Los Gavilanes, ahí charlamos, hicimos el contacto, y vinimos para acá. Se hizo largo l viaje, pero llegamos contentos, llegamos bien, salimos a pasear y todo. Hoy mientras paseábamos, ni nos imaginamos lo que nos íbamos a encontrar a la hora de subir al escenario, ¡y resultó ser un día increíble!

Ares junto a un invitado de lujo // Motoencuentro Las Águilas [Esquel – 11/02/2017]
Yo quedé sorprendido con su propuesta, uno asiste a los motoencuentros y no sabe con qué estilos de bandas se va a encontrar y siempre hay buenas propuestas. ¡También crea buenos lazos!

F: ¡Sí! Justamente gracias por haber tocado en Caleta, vinimos a Esquel, y ahora por haber tocado acá, ahora capaz que vamos a otro motoencuentro más arriba. ¡Ojalá que se arregle y se dé! Por respeto a la gente y por respeto a uno mismo, nosotros andamos con todo. Nos fabricamos ese carro que ves afuera, ahí cargamos todos nuestros equipos y salimos. Es para que la gente que nos vea, vea lo que somos. Por ahí puede ser difícil transportar tus propios equipos, pero tampoco da tocar con equipos que conseguís en el momento. También habla mucho de la profesionalidad de la banda. Uno se mata para comprarse esos equipos, para tener su propia identidad, su propio audio, y queremos tocar así, para darle a la gente el 100% de la banda. Ahora el plus es que tenemos nuestro sonidista, y eso nos ayuda un montón. Siempre andamos con nuestras cosas, y es por respeto a la gente. Si no les gusta, al menos van a aceptar que vieron algo bueno, por más que no les guste.

¿Y ahora cuál es el paso que sigue para la banda?

F: Y… ¡Es complicado! Siempre se trata de aspirar a grabar un disco, por ahí se dará la idea pero más adelante. Ahora lo que uno quiere principalmente es difundir lo que somos nosotros. Hemos grabado materiales en estudios propios que hemos tenido nosotros. Tipo demo, pero no tienen calidad de demo porque suenan bastante bien, aunque no como uno quisiera profesionalmente, pero suena bien. Tenemos dos, uno lo sacamos en el 2010, y el otro en el 2013. Ahora la idea es grabar lo más profesional que se pueda, y difundir la banda. Por ahí la idea es grabar un single, y grabar un videoclip, estamos trabajando en eso a full. Estamos componiendo nuevas canciones, una vez que estén todas compuestas, las metemos al estudio, grabamos, la mandamos a masterizar a Buenos Aires, y cuando vuelva, ya nos dedicamos a la otra parte que es el videoclip. Hay una inversión tremenda de plata, de tiempo, es complicado pero ese es el gran paso que queremos dar.

Ese también es el motivo de ésta charla, poder difundir a Ares para que llegue a las personas que leen la página de Almas de Acero y desde ya les agradezco el haber accedido a que entablemos ésta conversación. ¿Quieren mandar un saludo final?

F: Sí, principalmente gracias a vos porque te gustó, te acercaste y querés dar a conocer lo que somos como banda, ¡y está bueno! Porque esto sale un poco de lo común, esto fue una charla como de amigos que se sentaron en un lugar y te vas conociendo, y está muy bueno que hagan éste tipo de cosas. ¡Sigan apostando a esto que es más que un granito de arena el que le dan a las bandas que estamos creciendo y avanzando! Nosotros no estamos intentando a ver si un día la pegamos, nosotros sabemos que con trabajo duro y constante se llega sí o sí. Hay que creerlo, ser optimista, ser muy autocrítico, y también aprender a conformarse, porque por ahí uno se pone el arma en la cabeza y cada show que te mandaste un moco te pegás un tiro, entonces uno tiene que aprender a conformarse y darse cuenta de lo que va avanzado.  Así somos nosotros, y está bueno que se den a conocer éste tipo de cosas. Por ahí a uno le cuesta, la gente no se pone a pensar o no tiene la oportunidad de charlar con nosotros y conocernos más a fondo. Que vean que somos pibes normales, y no sé si tan normales, somos medios rayados (Risas) Por ahí te ven en el escenario, y piensan que sos de otra forma, quizás más serio o agrandado. Uno en el escenario tiene que dar todo, tiene que mostrarse bien groso, y eso no quiere decir que uno pierda la humildad, su forma de ser. Está bueno éste tipo de cosas, te agradecemos a vos y a la página por mostrar éste lado de nosotros que por ahí no se ve comúnmente.

 

Por: Cheko Inyector

Fotografías extraídas de la FanPage de la banda

Contacto con la banda: Ares (Página de Facebook)

Comentarios

Comments are closed.