EL TREN ARROLLÓ VORTERIX (Viernes 09//FEBRERO)

El TREN tenía como estación prefijada el Teatro Vorterix, impulsados por la presentación oficial de su nuevo ‘DVD’: “Perforando la Ruta”. Realizaron su show junto a la emblemática banda “JERIKÓ” y la nueva propuesta de “RESIDUAL”. Almas de Acero estuvo presente; y de manera fugaz te cuenta lo acontecido.

Por: Luis Sarmiento Pozza
Fotografías extraídas: Gustavo Jaimez

Por una cuestión laboral, injustamente no pudimos apreciar a la banda que daría apertura a la gran tarde/noche. Se trataba de Residual, quienes acaban de editar su increíble álbum debut. Una banda que perfila muy bien y no debemos dejar pasar por alto; ya tendremos revancha.

Como segundo acto, el telón se abriría para JERIKÓ. ¡Dio tanto gusto verlos en acción! Toda su trayectoria se pudo ver plasmada en la gran madurez que la banda goza. Desarrollaron y mostraron su contundencia de principio a final. El público hizo justicia con el acompañamiento que brindó, cantando y coreando sus temas con los puños en altos. Se podría apreciar cómo disfrutaban sus integrantes de lo que hacían, contagiando al público sin pausa alguna. Temas tras temas, aplausos y grito de “Aguante Jerikó”; en todo el lapso de presentación. ¡Increíble presentación!

El público seguía llegando al Teatro y poco a poco se seguían llenando los espacios. Gran multitud de metaleros dispersos por todo el recinto, compartiendo charlas y brindis, mientras se preparaba la máquina de Heavy Metal.

A escasos minutos de las 22Hs de manera arrolladora salió el TREN con el tema “Venas de Acero”. Los vasos de cervezas comenzaron a volar y la gente a inmiscuirse en el propio pogo. Mucha adrenalina se vivía fuera y dentro del escenario. El público se encontraba eufórico y la banda también. Fue entonces que comenzó a resonar el tema “Piso Al Taco”; y se vivía un frenesí realmente intenso. Los clásicos de varias épocas enmarcadas por cada disco comenzarían a resurgir, sin darnos cuenta de que nunca sería el tiempo suficiente para que todos esos himnos sean tenidos en cuenta y resuenen con su peso, ante lo cuantioso de los mismos.

Carlos Cabral se mostró un tanto perjudicado de salud, en cuanto a su voz, lo cual increíblemente no se notó en toda su presentación; sólo cuando hablaba directo al público, dejó escapar uno que otro sonido de ‘tos’, impresionante alcance. Lo mencionó en el escenario diciendo que con “Aguante de Heavy Metal”, proseguiría en la noche.

En los primeros temas pareció que hubo unos pequeños deslices en las entradas, pero con todo el profesionalismo supieron sobrellevar los mismos y seguir con congruencia. Prosiguieron con el tema “Última Noche en Tokio” y “Apocalipsis”; lo que dejaba sin aire a la gran cantidad de metaleros que enardecidamente cantaba cada prosa.

Luego, en un momento nos trasladaron hacia ese gran disco llamado “Sangre Sur”; donde con el tema “Los Quilmes” hicieron estallar emociones. Continuaron con “Al Compás de la Mentira” y “Bar Ginebrazo” [Venas de Acero]. Mientras que el público se unificó en un solo puño en alto gritando con gran energía “Pampas del Infierno”. El pogo no cesó y los coros se hicieron sentir en todo el predio. Pegado a ello, Gustavo Zavala encaró con el Himno Nacional, haciendo resonar gravemente su bajo, donde el público no dudó en acompañar.

La noche seguía y la posta fue para el “Zombie” quien, con algunas humoradas sobre el escenario, arribó con el tema “Por Knock Out”, y fue enormemente aplaudido por la gente.

Otro gran detalle en la noche se demostró, cuando el Sr. Horacio Giménez (ex Apocalipsis) cantó a dúo con Cabral, el tema “Endemoniado”, grandes aplausos y reconocimiento por ello.

El show proseguía, y cada integrante sobresalía en el escenario, como Pablo Soler, quien descontroladamente hacía girar su guitarra (a lo Yngwie Malmsteen) en reiteradas ocasiones. Continuaron el con tema “Fuera de la Ley”, mientras que el sonido inexplicablemente llegaba a saturar, encontrándose muy alto. A la mayoría no le importó ese detalle y continuó con la misma euforia de siempre. El tema siguiente se trató de “Pueblo Motoquero” a quien dedicaron al Sr. Javier Bianchi.

Pasaba la hora de show; y se respiraba una energía única en todo el lugar, entonces el público detonó con el tema “Barrio Bajo” y muy pegado a ese, “No Me Importa” Y “Tierra Negra”.

Otro gran detalle en la noche resultó cuando Carlos Cabral reconoció a un niño en el público, quien se encontraba en los hombros de su padre. El vociferador de la banda lo nombró y le regaló todas las letras de “Tren Loco”. Mencionó palabras sobre la nueva generación y lo importante que estén presentes. El show llegaba a su parte cúlmine y cerraban con el tema “Tempestades”, con una increíble respuesta de los presentes, en casi una hora y media de show.

Las luces se prendían y cada metalero tomaría rumbos distintos, en una gran noche que los juntaba a compartir un gran evento de Heavy Metal. Los rostros demostraban la conformidad de lo que se había vivido, mientras también uno que otro comentario tratando de buscar explicación al por qué del sonido desenfocado en gran parte del show. El TREN demostró que se mantiene imparable; y de esta manera inició su tour, presentando otro registro de su largo trayecto que no vislumbra última estación.

Por: Luis Sarmiento Pozza
Fotografías extraídas: Gustavo Jaimez

Comentarios