HOY NO ES HOY: ‘PLAN DIABOLICO’ (1987) [Especial 30° Aniversario]

BANDA: Hoy no es Hoy

ÁLBUM: Plan Diabólico

AÑO: 1987

SELLO: Talent

ESTUDIO DE GRABACIÓN: Ion Estudios

PRODUCCIÓN: Carlos Mosenkis

MASTERIZACIÓN: Roberto Fernández

PAÍS: Argentina

INTEGRANTES:

Norberto Pappo Napolitano (Voz y Guitarra)
Héctor Boff Serafine (Guitarra)
Rubén Ramírez (R.R.) (Bajo)
Juan Locomotora Esposito (Batería)

LISTA DE TEMAS

01 Diabólico Plan
02 Egipto
03 Mensajero Nocturno
04 El Hombre de la Valija
05 El Poder es Mejor o Peor
06 Tren Azul
07 Gas Oil
08 Corcel de Acero

Hace 30 años, Norberto ‘Pappo’ Napolitano se juntaba con 3 monstruos de la música y parían un álbum de culto en lo que la música pesada nacional respecta: Plan diabólico. El líder de Riff se unió a los integrantes de Boxer, quienes venían de grabar su único álbum Vivir, crear, crecer (1986), y tranquilamente podría haber sido un disco solista de Pappo, pero la personalidad de cada uno hizo que Hoy no es Hoy sea una súper-banda de metal pesado: recordamos a Juan ‘Locomotora’ Esposito como el precursor del doble bombo en nuestro país, trabajo que dejó registrado en su paso por El Reloj por los años ’70, a Héctor ‘Boff’ Serafine como aquel violero que acompañó a 3 maníacos del rock pesado a construir las primeras 3 placas de la máquina pesada de Riff, y a Rubén Ramírez (R.R.) quien se ganó el merecido puesto de las cuatro cuerdas en Hoy no es Hoy gracias a su desempeño en Boxer.

El disco comienza con un riff que te transporta automáticamente a los fines de los ’80, cuando el heavy metal dominaba al mundo, y Hoy no es Hoy no quería hacer la excepción: Diabólico plan nos lleva al verano del año 1987 donde nos reciben redoblantes que disparan balas de acero, un bajo derecho que imita a las violas, y bueno, ese sonido de las seis cuerdas que parecen viajar de un lado para el otro. Es memorable poder experimentar el viaje gracias a la música, el solo de guitarra pareciera ser la guía que desemboca nuevamente en el riff inicial. El inicio de Egipto ambienta la escena de la obra que apreciaremos luego con tenacidad cuando aparece la distorsión. En cada fill a lo largo del disco, Locomotora no quiere perder ni un segundo de tiempo y exprime al máximo los  golpes dando como resultado una ametralladora sobre los parches cada vez que se unen las estrofas y el estribillo. Y aquí nos encontramos con Mensajero nocturno, el primer tema a doble tiempo del disco. Recuerdo haber escuchado con atención la letra de la canción y automáticamente se me vino a la cabeza la película de culto Mad Max. No es un secreto el amor de Pappo hacia la ruta y los motores, e imaginárselo en alguna escena de persecución en el nombrado film, es algo que me produce hasta adrenalina. El track más largo del disco es para El hombre de la valija, tema que funciona como contextualizador acerca de lo que pasaba en esos tiempos, música pesada y gente que no le agradaba mucho la idea, pero a pesar de eso, la horda de los rebeldes metaleros (niños de hierro que buscan quebrar el sistema), estaba a la orden del día. Además de ser el tema más largo, ésta canción tiene la particularidad de que las guitarras no tienen distorsión, están en su estado natural y ‘limpias’, salvo al momento del solo donde una viola distorsionada hace eco de las estrofas y las transforma en sonidos estrepitosos sobre una base contínua que marca los pasos de una aplanadora de metal pesado. En El poder es mejor o peor, nos hallamos con fuertes influencias de la N.W.O.B.H.M., con sonidos que remiten a Judas Priest, o a Saxon también, lo mismo que en Tren azul, que nos muestra el lado más libre de Pappo; lejos de cualquiera de esos sonidos hippies que se creen libres y sólo son una falsa copia a un modelo de libertinaje, éste tema nos expresa la libertad que podemos sentir al viajar y olvidar cualquier problema. Gas Oil podemos decir que sigue la fórmula de El hombre de la valija, ya que no hay violas distorsionadas, sólo una leve insinuación y riffs con escalas que desaguan nuevamente, como si de un sampleado se tratase. El cierre del disco está a cargo de Corcel de acero, un digno riff de metal apocalíptico que tiene que ser escuchado una y otra vez. En mi opinión, es uno de los mejores temas porque tiene todos los ingredientes para ser un clásico de nuestro metal, una dura batería, un riff a lo Sabbath, mientras una viola va punteando sobre el mismo, y una historia que podés ir maquinando en tu cabeza con ésta música tan majestuosa. ¡Los dioses del metal están orgullosos de éste trabajo!

Hoy día, ¾ de la banda ya no están en éste mundo, se fueron de gira dejando un fuerte legado cada uno por su lado, pero además de eso, quedó registrado que hace 30 años, se unieron para poder llevar a cabo ésta obra maestra. Es difícil pensar qué hubiera pasado si Hoy no es Hoy seguía escribiendo su historia, y si bien es el único material de estudio que grabaron juntos, podemos decir que lograron su objetivo: expandir el Plan diabólico por todo el mundo.

 

Por: Cheko Inyector

Comments are closed.