‘MAGISTRAL CÁTEDRA DE ROCK’ WALTER GIARDINO’S TEMPLE EN TEATRO VORTERIX (VIERNES 10//NOVIEMBRE)

El nombre de TEMPLE volvía a ubicarse en cartelerías de evento y anunciaban una impactante gira. La sensación de ver nuevamente esta faceta de Walter Giardino que volvía a latir, promulgaba una gran sensación por parte de todos los fanáticos, de uno de los más grandes guitarristas en Latinoamérica.

La convocatoria se llevaría a cabo en el Teatro Vorterix, dónde se esperaría una gran actuación, en vista a las grandes expectativas que se logró generar durante el paso de su anuncio y sólo bajo el peso de una sola historia, de una sola banda, de un único guitarrista.

Por Luis Sarmiento Pozza
Fotografías:  Rosana Carballo para Rückker

El lugar escogido resultaba más que propicio para un gran evento de semejante envergadura, teniendo en cuenta los parámetros del recinto, escenario, luces y su calidad sonora.

El anuncio rezaba que el show iniciaría a las 21Hs, horario por el cual el predio del Teatro Vorterix se encontraría en su máxima plenitud.

Pasando simple minutos del horario acordado y con telón cerrado, el público comenzaba a desesperar y los gritos en mención a la leyenda de la guitarra, comenzarían a resonar. No fue hasta que luego de escasos minutos de las 21:15Hs., el telón se abrió de par en par y la multitud increpó aún más hacia frente del escenario con gran euforia.

Se podía apreciar a Fernando Scarcella en baquetas junto a Pablo Motyczak en bajo (ambos Rata Blanca), en teclados a un viejo conocido de la banda, Javier Retamozo. Y la gran sorpresa en esta gira, el Sr. Ronnie Romero quien dejó a todos anonadados con su potente caudal vocal. A los segundos la figura imponente de Walter Giardino se personificaría en escena y los presentes hicieron sentir la emoción. Todo esto se denotaba mientras realizaban incipientemente el tema “Corte Porteño”, tema coreado de manera completa por los presentes desde sus riffs, estribillos y completa letra.

Tal como lo enmarca el histórico disco, prosiguieron con “Sobre La Raya”. Y resulta inexplicable la emoción del público. Fanatismo puro y gran admiración por lo que se estaba viviendo. En un marco donde se respiraba adrenalina y no cesaría hasta el final.

Ronnie Romero se dirigió al público mostrándose agradecido ante Walter Giardino por la oportunidad de estar en este proyecto y cantar por primera vez en Argentina. Tenía conocimiento sobre la sensación que transmite el público argentino mencionó, y esa noche lo estaba comprobando. Fue entonces que comentó que continuarían con un tema de la banda donde actualmente está trabajando y se escuchó “Man on the Silver Mountain” y el resplandor de su voz se lució incalculablemente, recibiendo gran ovación por los presentes.

Seguido a ello, volvieron con “Héroe de la Eternidad”, una pieza clave del único disco (por ahora) de Temple. Nuevamente desatando a un público cada vez más adrenérgico que dentro del salto y salto, coreaba desenfrenadamente otro grande clásico. Y hablando de clásico, el público no tardó en vociferar el siempre presente “Olé, olé, olé, olé…”; en esta ocasión para Ronnie Romero.

La noche seguía su curso y Temple sorprendía a todos trayendo un histórico clásico como “Lady Double Dealer” de los Purple. Fue cuando Giardino se lució aún más con todo el Rock que lo enviste, entre cada riff, solo y desenfreno.

La figura de Walter Giardino siempre sobresalía en el escenario en todo aspecto, desde la manipulación de su guitarra, sus deslices de púa para cada riffs y solos, su presencia, todo ello hacía denotar el gran carisma que posee y que tras los años sigue siendo un gran exponente del Hard Rock, el público lo contuvo con grandes ovaciones.

La banda volvió a deleitar a todos con un tema de Raibow, llegó el momento de “Street of Dreams”, un tema tan sentido donde nuevamente el gran registro de Ronnie Romero volvía a sobresalir. Javier Retamozo hacía enmarcada presencia con en las teclas junto a Pablo Motyczak y su congruente rol en bajo.

Golpes tras golpes en los parches junto a los primeros riffs, enmarcaron que el siguiente tema se trataría de “Cacería”. Donde el público nuevamente estalló en coro de comienzo a fin, estalló en el salto en salto con los puños bien en alto. Cada tema de TEMPLE resultaba en una embestida de gran impacto, la fuerza de los temas, hacían que lo ameriten. Mientras que las interpretaciones de Rainbow o Deep Purple que resonaron en la noche, hacían que la gente se aplaque para degustarlos de manera apacible pero intensa. Cada desliz de púa, cada nota, cada tecla, cada resonancia, cada tiempo en cada respiro. Así aconteció con el tema tan magistral como “Mistreated” (Deep Purple).

En el transcurso de la gran noche, sorprendieron a todos con un invitado. Ronnie Romero lo describió como una de las grandes voces de Argentina, y sin dudas lo es; fue entonces que hizo el pase de posta con el Sr. Javier Barrozo (Magnos), quien al ingresar al escenario y ser bien recibido por el público, deleitó a todos con el placentero tema “Azul y Negro”. ¡Impecable! Los aplausos se hicieron sentir.

Al regresar Ronnie Romero al escenario, desplegaron una increíble interpretación de “Crying in the Rain” (Whitesnake). La meticulosidad de cada integrante en su rol, hicieron que disfrutemos de un show de una inmensa calidad profesional. Se destaca la labor de cada instrumentista, bajo la mirada rígida de Walter Giardino, que con unas pequeñas señas ilustraba los próximos movimientos a seguir de todos. Y bajo ese esquema, cada uno resaltó con “La Danza del Fuego”, donde el público se mostró nuevamente enloquecido.

Fue increíble como los corazones estallaron de emoción cuando empezaron a tocar “Catch the Rainbow”. Ronnie Romero dejando perplejos a todos con su inefable presencia vocal. Las ovaciones se hicieron sentir en todo el predio. Todo tan magistral, tan mágico, tan Increíble, tan inverosímil, pero real. Tan real que todo un Teatro Vorterix en su máxima capacidad, quedó como testigo.

El último tema que hicieron de TEMPLE fue como lo señala su disco: ALQUIMIA. Donde una vez más el público hizo sentir su potente presencia con su acompañamiento en coros de comienzo a fin. Aplausos tras aplausos y la banda parecía despedirse con “Neon Knights” de Black Sabbath y un descomunal pogo.

Los integrantes se fueron del escenario, el telón permanecía abierto con la intención que proclamen su retorno, y claramente eso sucedió. El público tras gritos y cantos hizo que cada integrante retome su posición e irrumpieran con “Lost in Hollywood” con enorme energía. Y finalmente se despidieron interpretando Deep Purple por partida doble, “Speed King” y “Burn”, donde el desenfreno de todos los presentes se recalcó en el salto a salto del pogo, en donde se observaban miradas que disfrutaban de un espléndido show de altísimo nivel.

El abrazo mutuo de sus integrantes saludando a los presentes selló la noche, una noche extraordinaria, una noche magnífica, una noche que demostró que el TEMPLO sigue en pie y se ha fortificado. Mientras el deseo de que se repita pronto quedará en las oraciones de muchos, mantengamos la idea de que TEMPLE seguirá en pie por mucho más. Amén.

Por Luis Sarmiento Pozza
Fotografías:  Rosana Carballo para Rückker

Comentarios