MEMORABLE PRESENTACIÓN DE SATYRICON EN BUENOS AIRES – UNICLUB 08/11/2017

Los noruegos pisaron nuevamente suelo argentino, su presentación desbordó las expectativas y nosotros te contamos el detalle de una destacada actuación.

El calor golpeaba con intensidad en la Ciudad de Buenos Aires, las remeras negras cubrían la vereda de Uniclub y su frente. Los puños sujetaban latas transpiradas para combatir el sol, mientras las expectativas de un gran recital se incrementaban con el paso de los tragos.

Las puertas se abrieron minutos después de las 19hs., cuando media hora después largaría la primera banda. Por unos inconvenientes en puerta, se nos permitió el ingreso a casi las 20hs, por lo que sólo pudimos apreciar un fragmente del último tema de Morferus, una banda que nos acostumbró a divisarla en la cartelería de renombradas bandas internacionales.

El telón se cerró tras su presentación, la siguiente banda con diligencia se preparó y salió a deslumbrar. Se trataba de Inorganic, una banda que reflejaba buena preparación y con un sonido más que acorde a lo que ameritaba la noche.

En los primeros minutos la concurrencia era escaza, pero en medio de la presentación de la segunda banda local, el recinto desbordó de concurrencia. Primera vez que veía a Inorganic y vaya que sorprendieron. Realizaron temas correspondientes a su autoría, mencionando que falta muy poco para su primera producción discográfica. Tajantes guitarristas, aplastante batería, frotman con personalidad y contundente vociferación, acompañada de una segunda voz; y sin lugar a duda, congruente bajista de seis cuerdas. Sus canciones denotaron gran nivel compositivo y su manera de desarrollarlas en escena fue convincente, bajo en algunas ocasiones la resonancia de una pista. El público respondió con gran aceptación y finalizando su set, la gente pedía un tema más. Por cuestiones lógicas de tiempo, la banda tuvo que despedirse sin poder cumplir con lo que los presentes anhelaban, retirándose con grandes aplausos.

Al cerrarse el telón, el tumulto de gente se acercó lo más próximo al escenario. Sabía que lo que se iba a desarrollar en cuestión de minutos sería de gran impacto. Se podía escuchar detalles finales de afinación y en unos instantes salieron por todo.

El telón se abrió con luz tenue de fondo, haciendo que se pueda percibir siluetas ingresando al escenario. Los gritos se hicieron sentir ante la presencia de Frost, su legendario baterista; y todo se alborotó aún más ante la llegada de Satyr. Sin preámbulos, iniciaron con el tema “Midnight Serpent”, perteneciente al disco bajo presentación en su gira; y el pogo de salto en salto no tuvo fin, siquiera respiro.

Los noruegos deslumbraban con el paso de los minutos en un Uniclub con capacidad rebosada. Satyr, se mantenía imponente frente al tridente característico a la banda que los ha acompañado en toda su historia. Los gritos ensordecedores de los presentes en mención a Satyricon hicieron retumbar el recinto, con un gran acompañamiento de los presentes que nunca cesó.

Our World, It Rumbles Tonight”, fue el tema con el que la banda prosiguió ante un eufórico público que estalló más con “Black Crow on a Tombstone”. Con el sonido más contemporáneo de Satyricon, en una historia donde se animó ir más allá de las estructuras.

La banda prosiguió con el tema más reconocido de su último disco “Deep Calleth Upon Deep”, y los coros provenientes del público formaba una atmósfera exquisita que se complementaba con la presentación.

A penas unos segundos de los riffs de “Walker Upon the Wind” bastaron para que la gente desate un descontrolado pogo, coreando la letra en su totalidad. Cabe destacar que no había distinción genérica en el círculo de fuego, todos saltaban y empujaban a la par de todos. Y la furia se desencadenó por el doble al escucharse “Repined Bastard Nation”, de aquel controvertido “Vulcano”, que pegó en la adolescencia de muchos.

El clásico “Olé, olé, olé, olé…”, se manifestó para con Satyr y Satyricon, entre tantos puños en altos. Pero también llegaría el gran reconocimiento para Frost, quien en un par de ocasiones se levantó de su banqueta y se desplegó hacia el frente del escenario para saludar y recibir su ovación.

Noruegos de pocas palabras, pero se notaban agradecidos por el reconocimiento que la gente hacía sentir. Otro de los temas que interpretaron en la noche fue “Commando”, pero el público volvió a estallar con otro clásico como “Now, Diabolical”, coreando hasta los riffs.

Su último álbum era el motivo por el cual ellos se encontraban nuevamente en Argentina y tuvo gran lugar en su presentación. Fue entonces que resonó “To Your Brethren in the Dark”. Donde el público más apacible aprovechó para sacar celulares y registrarlo de manera completa; al igual que con “Dissonant”.

Parecía la recta final del show y lo que habían desplegado en escena, resultaba todo de su etapa más contemporánea. Pero finalmente llegó el momento que se haga presente en la noche de Satyricon un emblemático disco como “Nemesis Divina”. Si bien es la primera vez que veo a tan emblemática propuesta, fue curioso lo desarrollado. Hicieron palpitar a todos con “Transcendental Requiem Of Slaves”, la parte cúlmine de este grandioso disco y lo conjugó con el himno de la banda, el tan esperado “Mother North”, donde hubo más aclamación por parte del público presente.

Frost se levantó nuevamente tras el grito de la multitud e hizo retumbar el escenario con golpes de su pie derecho ante las tablas, a lo que la gente respondía con un contundente y aguerrido rugir.

Aplausos junto a una gran aclamación para la banda que arremetió con “The Pentagram Burns” y “Fuel for Hatred”; sin anestesia (los moretones como prueba de lo vivido lo demuestran). La banda superó enormemente las expectativas y los rostros de los presentes lo demostraban. Se despidieron con una tremenda energía realizando el tema “K.I.N.G.”. Si bien faltaron algunos clásicos y más que uno esperaba algún tema de la primera etapa, la banda dejó satisfecho a todos por lo demostrado. Mantiene una vigencia extraordinaria y sigue pisando fuertemente los escenarios del mundo. Realmente podemos mencionar que lo de Satyricon en Argentina fue memorable y se ubica entre una de las más grandes presentaciones del año.

Por: Luis Sarmiento Pozza

Fotografías Inorganic: Almas de Acero
Fotografía Satyricon: Máximo Castro

Comentarios