POGO EN EL INFIERNO – ARGENTINA THRASH METAL FESTIVAL 8 Sábado 20//01//2018 (CABA)

Pana Rock albergaría una nueva edición del ya reconocido Argentina Thrash Metal Festival, en esta oportunidad convocaría a dos potentes bandas de la Provincia de Córdoba, sumado a cuatro propuestas enardecidas de Metal de Buenos Aires.

Pasando las 21Hs nos encontrábamos en camino al recinto, con amplias expectativas e impulsados por ver a seis bandas genuinas en su sonido, en un lugar que no posee la mejor acústica, pero convencidos que iba a desarrollarse una gran noche.

Entre subte y tren, cada parada de estación hacía impacientar la llegada; finalmente al pisar el suelo del festival, nos topamos lamentablemente con la parte cúlmine de la primera banda. Se trataba de “MALAKÍA”, abocados al Heavy Speed Metal. Los comentarios fueron muy positivos para con ellos, ya tendremos revancha de poder verlos en escenario.

La gente iba llegando poco a poco al bar, el telón cubría la preparación de desarmado y armado de cada banda. Metal siempre de fondo, mientras los presentes degustaban cervezas, inmersos en el calor que sofocaba el recinto. Se podía apreciar las Distros llevando al alcance material independiente, de ese que no se consigue en las rockerías; pero da tanto gusto llegar a poseerlos.

La segunda banda ya se encontraba lista. Un trío contundente perfilado al Thrash Death Metal: NARCOLEPSIA Musicalmente fue tajante y la sonoridad de sus instrumentos se apreciaba en buena medida. Por momentos tuvieron inconvenientes con una de las voces, pero durante el desarrollo de los temas se fue puliendo. Los tres integrantes se repartían temas para cantarlos, sin dudas un desafío para cada instrumentista que sin inconvenientes supieron hacer de lo suyo. Realizaron temas de propia autoría y sorprendieron con un cover de Possessed y otro de Death. Los presentes acompañaron con aplausos ante la finalización de cada tema, realmente respetable lo de la banda.

 

Telón cerrado, mientras se preparaba la tercera banda. Los convocados fueron “FINISH HIM” de la provincia de Córdoba. Cinco integrantes la conformaban para realizar buen Thrash Metal. La convocatoria de presentes se hacía sentir más; puesto que, tras el paso de los minutos, el lugar se iba haciendo de una buena cantidad de metaleros gritando ‘presente’. Buen set realizaron los cordobeses, mostrándose siempre agradecidos a los presentes y a quienes organizaron por la invitación. Pudieron demostrar su firmeza tocando y mantenían el fuego que se vivía dentro y fuera del escenario.

 

Seguido a ellos, el turno fue de TORKE. Otra banda proveniente de Córdoba que se presentaba por tercera vez en su haber, en Buenos Aires. Realmente detonaron desde el primer tema, lo que ocasionó el desencadenamiento del pogo entre los presentes. Era implacable el calor que se sentía en todo el recinto, pero aún así, el golpe a golpe y el mosh no tuvo detención en ningún momento. Sus guitarras sonaban afiladísimas, la batería con furia y precisión; mientras que el resonante bajo mantenía la cordura en sonoridad y la voz lograba alcanzar tremendos agudos. La banda alcanzó a realizar 3 temas de su primer disco y luego se les pidió que hagan uno más para terminar, con lo que llegaron al cuarto tema y engancharon con un fulminante cover de Slayer. No se entendió el por qué se pidió a la banda que culmine su set, faltando la mitad por hacer. Se despidió con buenos aplausos y gran acompañamiento de pogo.


La penúltima banda fue CARNEROSS, quienes pudieron desarrollar su set sin ningún inconveniente. El público ya se encontraba caldeado y bastaron los primeros temas, para que todos volvieran al pogo. Violencia, agresividad… otra buena cuota de Thrash Metal se seguía viviendo en un festival, que ya se encontraba casi que repleto. Los presentes disfrutaban en el mismo infierno todo lo que se desarrollaba, el calor no aguaba lo que se vivía. Detonaron con sus temas y el público hizo sentir latentemente su presencia.

Finalmente, la banda encargada de cerrar el festival se personificó en el escenario… VELOCIDAD 22. Firmes al Heavy Metal, con tremendas violas que jugaban también su rol con el Speed Metal; el bajo enmarcaba bases y presencia: los golpes de batería se hacían sentir en el pecho de cada uno y la participación de su frotman quien cuenta con gran carisma, se compraba a cada uno que se encontrase frente al escenario. Hicieron varios temas de sus discos. Hubo coros por parte del público, pese a que el sonido jugaba algunas malas pasadas, por ocasiones. Su presencia se hizo sentir y pudieron cerrar una gran noche de Metal.

Sin duda alguna Pana Rock tiene una acústica especial, pero se la pudo manejar para que se pueda apreciar a cada una de las propuestas. El calor resultó agobiante en todo el recinto, pero pudo más la persistencia y aguante de todos los presentes. Impecable trabajo se realizó desde la organización, pero sin querer ser malicioso, hubiera sido de gran acierto que cada banda tocase el mismo tiempo, o al menos considerar las distancias que algunas recorrieron y denotar aún más esa generosidad que ya se sentía. ¡Por más Argentina Thrash Metal Festival!

Por: Luis Sarmiento Pozza

Comentarios