VELOCIDAD 22: ”CULTO AL ACERO” (2017)

BANDA: Velocidad 22

ÁLBUM: Culto al acero

AÑO: 2017

SELLO: Independiente

ESTUDIO DE GRABACIÓN: La Pachera

PRODUCCIÓN: Velocidad 22

MASTERIZACIÓN: Rodrigo Gudiña

PAÍS: Argentina

INTEGRANTES:

Divano (Voz)
Lucho y Yulian (Guitarras)
Germen (Bajo)
Pala (Batería)

LISTA DE TEMAS

01 La venganza de las huestes
02 Culto al acero
03 Ojos del mal
04 Metal club
05 Ciego en La Banda
06 M.D.C.
07 La humanidad debe ser destruida
08 Telesitiados
09 Alas metalizadas
10 Inquisidores de las mentes

Hablar de Velocidad 22 es hablar de una banda que en los últimos años ha crecido muy fuertemente dentro de la movida Under nacional. Recuerdo viajes a la costa este del Chubut y ver como en recitales de heavy metal corría de mano en mano su primer disco ‘Metalcoholización’, la misma escena se podía ver en Bariloche (Río Negro), y a medida que pasaba el tiempo, el nombre de ésta agrupación de vándalos de cuero pisaba aún más la movida del metal. Si bien ya tienen poco más de 10 años de carrera, demos, ediciones limitadas, y además su primer disco de estudio, hoy hablaremos de su material recientemente editado ‘Culto al acero’.

Debemos descatar el progreso del sonido en éste material, pareciera como si el mismo Carpo hubiera resucitado y rearmado Riff, más que nada la época de los ’80. La energía aplastante con la que inicia La venganza de las huestes deja sin respiro al asombro. Mientras sucede el tema, la hipnosis que genera la tapa a cargo de GR Mateo, nos delata que estamos ante una obra maestra del metal under. Si el primer track fue la gacetilla de presentación, Culto al acero es la firma de la declaración jurada. Con esos riffs característicos de la banda que encontramos en el primer disco, Divano profesa los estatutos que rigen los pasos de la banda. A mitad de la canción, un cambio de tiempo en la batería de Pala junto al bajo de Germen, nos contextualiza a unos metaleros con cadenas y birras en alto marchando en las calles devastadas de una ciudad destruida, coreando HEAVY METAL bien fuerte. Ojos del mal es el tema que triangula la escena apocalíptica que estamos presenciando junto a las brigadas que festejan la destrucción y el caos que enciende el fuego del metal. Es inevitable presenciar y ser autor de la muerte de latas de cerveza mientras transcurre el disco, es como un festejo escuchar tan buen material en estos tiempos.

El trabajo de coordinación de violas se refleja en todos los temas, pero la intro que hacen Yulian y Lucho en Metal club, es digna de ser coreada por el pogo antes de empezar la masacre en un recital. Esas violas gemelas se pueden apreciar bien a lo largo del disco y da gusto de que se tomen el laburo de poder componer líneas distintas, aprovechando la ocasión de tener dos guitarristas. Muchas veces pasa que sólo se distinguen al momento del solo pero son bandas como Velocidad 22 que hacen que uno preste mucha atención a las melodías gemelas que van armando las violas. Ciego en La Banda es una devolución del grupo hacia una ciudad de Santiago del Estero por el afecto y trato que han recibido ahí, tanto que se ha transformado en su segunda casa. Es contagiante leer movidas así donde un grupo de amigos organizan recitales para darse el gusto entre ellos y también a la gente que siente el heavy metal. M.D.C. nos transmite ese espíritu libre del metal que se manifiesta, critica y se rebela contra el sistema impuesto en la rutina diaria, incluso con instituciones como la iglesia y sus guerras santas. Son temas como este que nos recuerda de donde y por qué proviene el género pesado, al menos el que creció en los ’80 por estos lados. Lo mismo pasa con La humanidad debe ser destruida o Telesitiados, ¿quién alguna vez no soñó con que un meteorito caiga del cielo y destruya todo lo que vemos día a día en los medios de desinformación? Por eso el mensaje de Velocidad 22 es auténtico, sincero, y además es acompañado con muy buena música, como el final brusco del track 7 que nos recuerda la primera época de Judas Priest, o el increíble sólo de casi 2 minutos del track 8 (a mi gusto personal, mi favorito del disco).

Alas metalizadas e Inquisidores de las mentes (ambos con introducciones muy potentes, una con bajo y la otra con violas), continúan la línea del disco, elevando bien alto la bandera del heavy metal que resiste fuertemente contra viento y marea en tiempos difíciles. Siempre es una tarea muy complicada la de elegir el orden de los temas, pero creo que aquí se deja bien claro que el fin es poder volver a empezar de nuevo, buscarte unas frescas más y disfrutar nuevamente de 40 minutos del más puro y enérgico heavy metal. La resistencia que impone el under frente a momentos difíciles (llámese represiones o suspensiones en recitales, como también la burda idea de pagar por tocar en un escenario), hace que álbumes como este, sean testigos discográficos de un movimiento que está más vivo que nunca, y que no se doblegará tan fácilmente, y persistirá en los oídos de aquellos que se sientan identificados con ese sonido. Mientras tanto, seguimos rindiéndole CULTO AL ACERO!!!

Por: Cheko Inyector

Contactos con Velocidad 22: Facebook

Página web

Comentarios